2020 Best Invention

La bancarrota del Capítulo 7: ¿Qué es? ¿Debo declararme en bancarrota? ¿Cómo lo hago?

In a Nutshell

La bancarrota (conocida también como quiebra) del Capítulo 7 es un proceso legal común que puede eliminar tus deudas, pero no es necesariamente la mejor opción para todo el mundo. Vamos a revisar un poco de información básica sobre la bancarrota para ayudarte a aprender sobre ella y decidir si es lo mejor para ti.

La bancarrota del Capítulo 7 es una herramienta poderosa en Estados Unidos que te permite eliminar por completo muchas deudas, incluso deudas de tarjetas de crédito, deudas médicas, préstamos de automóvil y préstamos del día de pago. Los expertos estiman que más de 39 millones de estadounidenses se han declarado en bancarrota.[0] Es más común de lo que la mayoría de la gente piensa. 

Si estás considerando declararte en bancarrota bajo el Capítulo 7, una buena pregunta que puedes hacerte es: ¿Tengo más deuda de la que podré saldar, dados mis ingresos actuales y las propiedades que poseo en este momento? Si la respuesta es sí, entonces la bancarrota del Capítulo 7 puede ser la opción correcta para ti.

¿Qué es el Capítulo 7? ¿Cómo funciona?

En una bancarrota del Capítulo 7, llenas unos formularios sobre cuánto ganas, gastas, posees y debes, y le entregas estos formularios al tribunal de bancarrota. También entregas tus declaraciones de impuestos y tus comprobantes de sueldo (“pay stubs”) más recientes, si tienes un empleo.

Un fideicomisario de bancarrota (también conocido como síndico de quiebra), que es un oficial asignado a tu caso, revisará tus formularios y documentos. Tendrás una reunión breve con esta persona, durante la cual te hará unas preguntas básicas acerca de lo que pusiste en tus formularios.

Unos meses después, recibirás un aviso por correo de la corte haciendo oficial tu bancarrota. La gran mayoría de las personas que son honestas, completan todos sus formularios de bancarrota, y terminan los pasos requeridos, tienen su quiebra aceptada por el tribunal.

¿Cuáles deudas puedo eliminar y cuáles no?

La bancarrota del Capítulo 7 puede eliminar las siguientes deudas comunes:

  • Deudas de tarjetas de crédito

  • Facturas médicas

  • Préstamos de automóvil

  • Préstamos personales y préstamos del día de pago

  • Deudas de juicio de tarjetas de crédito y agencias de cobro

  • Facturas de servicios básicos (ej. agua y luz)

Estas deudas se conocen como deudas “descargables” (las deudas que pueden ser eliminadas).

En el momento que alguien se declara en bancarrota, una regla que se conoce como “aplazamiento automático” entra en vigor. Esto detiene temporalmente a cualquiera que trate de cobrarte cualquier deuda que tengas pendiente.

La bancarrota del Capítulo 7 no puede eliminar los siguientes tipos de deudas:

  • Pensión alimenticia, manutención de esposa, y pensión de manutención para los hijos

  • Deudas recientes de impuestos y otras deudas que le debas al gobierno federal, como multas

• Los préstamos estudiantiles generalmente no pueden ser eliminados Estas deudas se conocen como deudas “no descargables” (o deudas prioritarias).

Las deudas garantizadas son deudas que están respaldadas por propiedades, como una hipoteca respaldada por una casa o un préstamo de automóvil respaldado por un carro. Si quieres conservar propiedades que sirven de garantía en una deuda, no puedes eliminar estas deudas en su bancarrota del Capítulo 7. Antes de declararte en bancarrota, también tienes que asegurarte de estar al día con los pagos de estas deudas garantizadas. Si estás dispuesto de renunciar a tus propiedades, entonces la bancarrota del Capítulo 7 puede eliminar las deudas garantizadas.

¿Puedo conservar mis propiedades si me declaro en bancarrota bajo el Capítulo 7? 

En el 95% de los casos de bancarrota del Capítulo 7, la gente puede conservar todas sus propiedades.[0] El Código de Bancarrota tiene reglas llamadas “excenciones” que te permiten conservar varios tipos de propiedades, como dinero en efectivo, ropa, muebles, automóviles, etc. hasta una cierta cantidad de dólares, conocida como los “límites de exención”.

Las excenciones específicas que puedes usar para conservar tu propiedad dependen del estado en el que vivas. Muchos estados tienen “excenciones de comodín” (“wildcard exemptions”) que te permiten conservar cualquier propiedad, siempre y cuando valga menos que una cierta cantidad. Para los 19 estados que permiten “excenciones federales de bancarrota”, el limite del comodín es un poco más de 10.000 USD, lo que significa que puedes quedarte con propiedades que sumen menos de unos 10.000 USD.

Si el valor de tus propiedades sobrepasa el límite de exención que aplique, el administrador fiduciario puede incautar las propiedades y venderlas para saldar las deudas que tienes con tus acreedores. Por eso es por lo que la gente conoce al Capítulo 7 como “bancarrota de liquidación”, aunque normalmente no ocurre ningún tipo de liquidación.

Las propiedades que no están protegidas por excenciones se conocen como “propiedades no exentas”. Las propiedades no exentas más comunes son carros y hogares costosos.

¿ Quién califica para declararse en bancarrota bajo el Capítulo 7? ¿Debo hacerlo?

Hay una diferencia entre quién puede y quién debe declararse en bancarrota bajo el Capítulo 7. La mayoría de la gente que tiene ingresos por debajo de la mediana de los ingresos de su estado, que se calcula en función del número de personas que viven en su hogar, son capaces de presentar su caso. Esto se debe a que pasan la “evaluación de medios económicos”, (en inglés, el “Means Test”) de acuerdo con las leyes de bancarrota. La evaluación de medios económicos tiene en cuenta su ingresos mensuales promedio durante los últimos 6 meses.

Si no tienes trabajo o ganas cerca del salario mínimo, lo más probable es que puedas declararte en bancarrota bajo el Capítulo 7. Si no pasas la prueba de recursos, puedes declararte en bancarrota bajo el Capítulo 13, pero no bajo el Capítulo 7.

La gente que busca un nuevo comienzo típicamente cae bajo una de tres categorías:

  • Aquellas personas que deben declararse en bancarrota bajo el Capítulo 7 ahora mismo;

  • Aquellas personas que deben esperar un poquito y entonces declararse en bancarrota bajo el Capítulo 7;

  • Aquellas personas que no deben declararse en bancarrota bajo el Capítulo 7.

¿Debo declararme en bancarrota bajo el Capítulo 7 ahora mismo?

Estas son algunas señales de que sea posible te beneficies declararte en bancarrota ahora mismo:

  • Tienes deudas descargables de más de $10,000.

  • Tu puntuación crediticia ya es baja (por debajo de 600 puentos).

  • No posees propiedades costosas.

  • Mantenerte al día con tus pagos está imposibilitando que cubras tus necesidades básicas todos los meses.

  • Te preocupa el embargo salarial o ser demandado por tus deudas.

  • Pasas el Means Test (evaluación de medios económicos) porque ganas por debajo de la mediana de los ingresos de tu estado.

  • No ves cómo podrías pagar tus deudas durante los próximos 5 años.

Si estos se aplican, ahora mismo puede ser el momento oportuno para declararse en bancarrota.

¿Quién debe esperar antes de declararse en bancarrota?

Ciertas actividades pueden complicar una bancarrota del Capítulo 7 y y esperar un poco de tiempo puede ayudar. Si todavía dependes de tus tarjetas de crédito para cubrir tus necesidades básicas o has hecho compras grandes en los últimos 6 meses, entonces es mejor esperar antes de declararte en bancarrota, y pagar primero tus gastos más recientes.

Si saldaste o transferiste alguna propiedad a un familiar o a una amistad en el último año, entonces es mejor que esperes antes de declararte en bancarrota, si puedes. Tienes que divulgar estas actividades en tus documentos de bancarrota y tu administrador fiduciario te va a preguntar acercade ellas.

Si estás demandando a alguien o planeando demandar a alguien, entonces es mejor que esperes antes de declararte en bancarrota hasta que sepas cómo va a terminar el caso, si es posible. La gente a menudo aplaza declararse en bancarrota bajo el Capítulo 7 si está esperando que se resuelva un caso civil por daños personales (ej. lesiones, accidentes).

Además, si le debes dinero a tu arrendador y no piensas mudarte, trata de ponerte al día con el alquiler que debes antes de declararte en bancarrota. Lo mismo generalmente va para préstamos de automóviles, si quieres quedarte con el carro.

Por último, si esperas que tu situación económica empeore, entonces quizá quieras esperar antes de declararte en bancarrota. Solamente puedes declararte en bancarrota bajo el Capítulo 7 una vez cada 8 años, así que no quieres declararte en bancarrota si sabes que tu deuda va a aumentar.

La bancarrota del Capítulo 7 versus la del Capítulo 13

La diferencia principal entre la bancarrota del Capítulo 7 y la bancarrota del Capítulo 13 es que, en la del Capítulo 13, tus deudas no son eliminadas inmediatamente. Tú propones un plan de pago basado en tu capacidad para pagar ciertas deudas. El fideicomisario de tu bancarrota y todos los acreedores evalúan el plan del Capítulo 13 y, si es aceptable para todas las partes involucradas, el tribunal confirma tu plan de pago, el cual puede durar de tres a cinco años.

La mayoría de las personas se declaran en bancarrota bajo el Capítulo 13 y no bajo el Capítulo 7 por dos razones. Primero, no pasan el Means Test (evaluación de medios económico) debido a que tienen ingresos altos y no son elegibles para la bancarrota del Capítulo 7. Segundo, poseen un hogar que quieren conservar y que no está cubierto por las excenciones de la bancarrota del Capítulo 7.

Si estás considerando declararte en bancarrota bajo el Capítulo 13 porque no pasas la prueba de recursos, examina las razones por las cuales no pasas la prueba. El período que se evalúa para el Means Test es de 6 meses, así que, si has tenido una disminución reciente en los ingresos total de tu hogar, es posible que puedas declararte en bancarrota bajo el Capítulo 7 en un futuro cercano.

Upsolve User Experiences

2,114+ Members Online
Tina Worley
Tina Worley
★★★★★ 1 day ago
This tool was unbelievably helpful. During such a stressful time, this site really helped give me peace of mind at every step.
Read more Google reviews ⇾
greg cihla
Greg Cihla
★★★★★ 3 days ago
Upsolve is great. Non profit group of lawyers, here to help. Just filed chapter 7, very easy, thanks.
Read more Google reviews ⇾
Jack Drae
Jack Drae
★★★★★ 3 days ago
Very helpful, especially in a time crunch! I will refer to everyone I know.
Read more Google reviews ⇾

Cómo declararse en bancarrota bajo el Capítulo 7

  1. Junta todos tus documentos financieros. Si tienes trabajo, normalmente esto significa juntar todos tus recibos de pago recientes y tus declaraciones de impuestos de los últimos dos años. También es buena idea obtener tus estados de cuenta bancarios recientes y tu informe de crédito.

  2. Completa los formularios de bancarrota. Estos formularios se conocen como tu petición de bancarrota. Incluyen preguntas sobre cuánto ganas, gastas, posees y debes. La gente escoge entre contratar a un abogado para completar estos formularios o llenarlos por su cuenta. Estos formularios están disponibles en el sitio web de los tribunales de Estados Unidos

  3. Toma un curso de consejería crediticia. Este es un curso de 60 minutos que puedes tomar por internet con cualquier agencia de consejería crediticia calificada y sin fines de lucro. Obtendrás un certificado de finalización del curso que tienes que presentar a la corte.

  4. Presentar tus formularios de bancarrota al tribunal de bancarrota. Esto lo haces por correo, en persona o por internet según lo permita tu tribunal. Si tienes un abogado, tu abogado presentarán los formularios por ti. En este punto, el 80% de tu trabajo ya está hecho. Pero tendrá que completar algunas tareas posteriores a la presentación. 

  5. Envíale por correo los documentos requeridos a tu fideicomisario de bancarrota. El tribunal de bancarrota te asignarán a un fideicomisario de bancarrota. Esta persona no es un juez, sino es quien va a supervisar tu caso. Es probable que requiera que le envíes por correo tradicional o por correo electrónico los mismos documentos que presentaste ante el tribunal y que pueda tener otras solicitudes, como querer ver tus estados de cuenta bancarios.

  6. Toma un curso de manejo financiero. Este curso de finanzas personales es como el que tomaste antes de declararte en bancarrota y también lo puedes tomar por internet. Dura 60 minutos y te prepara para la vida después de declararte en bancarrota. Asegúrate de presentar  al tribunal el certificado que te dan cuando completas el curso.

  7. Asiste a una reunión breve con tu fideicomisario de bancarrota, la cual se conoce como una “reunión 341”. La mayoría de las reuniones 341 duran entre 5 y 10 minutos y cumplen con un libreto estándar de preguntas. Durante COVID-19, se han estado haciendo por teléfono o por videoconferencia.

  8. Obtén la carta de tu rehabilitación como deudor (“Discharge Letter”). Esto ocurre de 2 a 3 meses después de tu reunión 341, si todo va acorde con al plan. ¡Felicidades!

¿Cuánto se tarda una bancarrota del Capítulo 7?

La mayoría de la gente puede rellenar sus formularios de bancarrota en una semana, si está organizada. La reunión 341 con el fideicomisario de bancarrota que supervisa tu caso se lleva a cabo uno o dos meses después de presentar tu caso.

Si todo va bien, de dos a tres meses después de que te reúnas con el fideicomisario de bancarrota, recibirás una carta por correo que dirá que tus deudas quedan oficialmente eliminadas (carta de tu rehabilitación como deudor). Esto significa que la bancarrota del Capítulo 7, desde que empiezas hasta que eliminas tus deudas, toma alrededor de 3 a 5 meses.

¿Cuánto cuesta una bancarrota del Capítulo 7?

El tribunal de bancarrota cobra una tasa de presentación de $338. Si ganas menos del 150% del umbral de pobreza federal, es posible que puedas solicitar una exención de la tasa de presentación. Las personas que reciben seguro social o que están desempleadas normalmente califican para esta exención. Puedes pagar el cargo en plazos si haces un pedido y el tribunal está de acuerdo.

Los dos cursos en línea de finanzas personales cuestan entre $10 y $50 cada uno, dependiendo del proveedor que escojas. También puedes calificar para una exención del pago de estos cursos, dependiendo de tus ingresos.

Si contratas a un abogado, lo más costoso de tu bancarrota será el costo de tu abogado. En promedio, te va a costar $1.500 contratar a un abogado de bancarrota para un caso del Capítulo 7.

¿Cómo es la vida después de declararse en bancarrota? ¿Cuánto tiempo se queda la bancarrota del Capítulo 7 en tu informe crediticio?

La mayoría de la gente que se declara en bancarrota bajo el Capítulo 7 siente un alivio porque todas sus deudas de tarjetas de crédito y sus deudas médicas, junto con otras deudas descargables, están totalmente eliminadas. Muchas personas ven que sus puntuaciones de crédito mejoran, si tenían puntuaciones de crédito en el margen debajo de los 600.

El proceso de bancarrota a menudo crea un nuevo sentido de confianza y las personas se sienten más cómodas con sus asuntos financieros que cuando empezaron. Parte de la razón por la que se sienten así es por los dos cursos financieros requeridos. La bancarrota del Capítulo 7 también te obliga a reflexionar sobre tu situación económica.

Quienes se declaran en bancarrota del Capítulo 7 normalmente toman sus presupuestos, sus ahorros y la reconstrucción de su crédito mas enserio, con el uso de herramientas como préstamos para aumentar su crédito y tarjetas de crédito garantizadas.

La bancarrota del Capítulo 7 permanece en tu informe crediticio por 10 años, pero muchas personas que se declaran en bancarrota ven que su crédito mejora y pueden conseguir aprobación para una hipoteca después de unos años, si toman buenas decisiones financieras después de declararse en bancarrota.

Alternativas a la bancarrota del Capítulo 7

Las alternativas a la bancarrota pueden ayudarte a obtener el nuevo comienzo que necesitas. La que es mejor para ti depende de tu situación financiera y los tipos de deudas que tengas. Repasemos cada opción.

Liquidación de deudas: Puedes negociar con tus acreedores. Si te has atrasado con tus pagos o estás a punto de atrasarte, puedes contactar a tu acreedor para hablar del asunto. Es posible que puedas negociar un plan de pago razonable o un acuerdo de liquidación de deuda por una cantidad menor a la que debes actualmente. Esto es particularmente cierto si se trata de una deuda de tarjeta de crédito. Típicamente, un acuerdo necesita ser pagado en una suma global.

Plan de pago: Otra opción es entrar en un plan de manejo de deudas con una agencia. A diferencia de un acuerdo de liquidación de deuda, un plan de manejo de deudas requiere que saldes tu deuda con el tiempo, pero en unos términos más razonables de los que tienes ahora. Típicamente, solo puedes incluir deuda no garantizadas en un plan de manejo de deuda.

Consolidación de deudas: Sacar un préstamo de consolidación de deudas para saldarlas es otra opción de alivio cuando estás endeudado. Tendrías entonces que hacer un pago mensual a un solo acreedor nuevo. Estos préstamos a menudo ofrecen intereses más bajos de los que ya estás pagando.

Otra opción es vender tus propiedades valiosas para pagarles a tus acreedores. Pero ten cuidado. Es posible que el dinero que consigas por tus propiedades no seá suficiente para saldar todas tus deudas. Como resultado puede ser que tengas que declararte en bancarrota de todos modos.

Conclusión

Si debes o no declararte en bancarrota bajo el Capítulo 7 depende de tu situación financiera y de qué otras opciones de alivio de deuda estén a tu disposición. También es importante considerar el momento en que debes declararte en bancarrota. Tomar un curso de consejería crediticia o completar una evaluación gratis con un abogado de bancarrota son buenos puntos de partida para aprender más acerca de tus opciones.

Reconocimientos

Un agradecimiento especial a la extraordinaria pasante de Upsolve Sofia de la Morena y al abogado de bancarrotas de Arizona Brant Hodyno por revisar la traducción de este artículo.

Upsolve es una empresa sin fines de lucro que proporciona herramientas que te ayuda a declararte en bancarrota de forma gratuita. Es algo así como un TurboTax para declararse en bancarrota. Obtén educación gratuita, servicio al cliente, y un comunidad. Nos han destacado en Forbes 4x y hemos recibido fondos de instituciones como la Universidad de Harvard, así que nunca te pediremos una tarjeta de crédito. Explora nuestras herramientas gratuitas.


Sources:

  1. American Bankruptcy Institute. (2019, December). Bankruptcy Grab Bag of Fun Facts. ABI Journal. Retrieved September 14, 2020, from https://www.abi.org/abi-journal/bankruptcy-grab-bag-of-fun-facts
  2. American Bankruptcy Institute. (2002). Bankruptcy by the Numbers - Chapter 7 Asset Cases. ABI Journal. Retrieved August 4, 2020, from https://www.abi.org/abi-journal/chapter-7-asset-cases

Upsolve is a 501(c)(3) nonprofit that started in 2016. Our mission is to help low-income families who cannot afford lawyers file bankruptcy for free, using an online web app. Spun out of Harvard Law School, our team includes lawyers, engineers, and judges. We have world-class funders that include the U.S. government, former Google CEO Eric Schmidt, and leading foundations. It's one of the greatest civil rights injustices of our time that low-income families can’t access their basic rights when they can’t afford to pay for help. Combining direct services and advocacy, we’re fighting this injustice.

To learn more, read why we started Upsolve in 2016, our reviews from past users, and our press coverage from places like the New York Times and Wall Street Journal.